Calidad de los alimentos

Conservación de la calidad de los alimentos cocidos a la parrilla

Cuando asamos en la parrilla, es difícil mantener la calidad de los alimentos, pues hay muchos factores que atentan contra su buena conservación. Siguiendo una serie de pautas de higiene y seguridad, podremos conservar nuestros alimentos en perfecto estado.

La cocción a la parrilla cobra más adeptos cada día. Para que la calidad de los alimentos se mantenga en perfecto estado cuando empleamos este método de cocción, debemos seguir una serie de pautas:

• Las compras: Cuando hagamos las compras en el supermercado, elegiremos alimentos los refrigerados de última, para retirarlos del refrigerador justo antes de pagar. También cuidaremos el orden dentro del carro, para no juntar alimentos potencialmente contaminantes con otros que no lo son. Las carnes y verduras, se colocarán por separado en bolsas plásticas, para que no se mezclen sus jugos. Conservación de la calidad de los alimentos cocidos a la parrilla

Es importante realizar las compras inmediatamente antes de retornar a casa, para que los alimentos no permanezcan mucho tiempo dentro del automóvil, o fuera de los refrigeradores. Podemos llevar neveras portátiles para guardar las carnes y lácteos.

Al llegar a casa, guardaremos inmediatamente las carnes y demás alimentos perecederos, dentro del refrigerador. Las carnes que no se consuman antes de dos días, serán congeladas.

• Descongelado de alimentos: Cuando deseamos descongelar carnes vacunas o de aves, pasaremos las mismas del freezer al refrigerador, para que el descongelado sea lento e inocuo. Cuando queremos descongelar alimentos para su inmediata preparación, podemos emplear el microondas, de lo contrario, es mejor recurrir al método lento.

• Cuando preparamos una varillada lejos de casa, y debemos transportar los alimentos a otro sitio, debemos llevarlos en neveras portátiles con suficiente hielo o gel congelado, para mantener los alimentos a una temperatura menor de 4ºC, y minimizar el crecimiento bacteriano. Llevaremos los alimentos directo del refrigerador a la nevera, un momento antes de salir de casa. Al llegar al sitio de la parrillada, llevaremos las carnes y otros alimentos, directo de la nevera a la parrilla, cuando el fuego ya esté listo.

• Los alimentos fríos deben mantenerse fríos hasta el momento de servirse.

• Cuando preparemos las carnes, retiraremos de la nevera, sólo las porciones que vayamos a cocinar, y las colocaremos inmediatamente sobre la parrilla.

• La nevera portátil debe mantenerse en todo momento a la sombra, evitando el sol, y abrirla constantemente, pues esto permite el escape del frío y provoca condensación en el interior, mojando los alimentos. Es conveniente colocar las bebidas en una nevera y los alimentos en otra.

• La higiene es imprescindible en estos casos. Los platos y demás utensilios que se manipulen, deben estar limpios. Los utensilios que empleamos para los alimentos crudos, no pueden emplearse para los alimentos cocidos, pues las bacterias que están en las carnes crudas, pueden pasar a los que ya se cocinaron.

La conservación de la calidad de los alimentos al aire libre:

• Cuando se realizan comidas al aire libre, debemos asegurarnos de contar con una fuente de agua potable. En caso contrario, deberemos llevarla nosotros, para la preparación de los alimentos y para la higiene.

• Si deseamos reducir los tiempos de cocción en la parrilla, podemos precocinar los alimentos en el microondas. Pero apenas los retiremos del microondas, debemos llevarlos a la parrilla precalentada también.

• Las carnes deben alcanzar una temperatura interna mínima adecuada, para que las bacterias sean destruidas y no se altere la calidad de los alimentos. Puede ocurrir que las carnes se doren demasiado rápido por fuera en la parrilla, por eso, debemos controlar que el fuego (carbón, etc.) esté suave, para endentecer la cocción.

• No se deben asar las carnes en la parrilla parcialmente, para terminar de cocinarlas más tarde.

Si se desea recalentar alimentos ya cocidos, deben conservarse en el refrigerador hasta un momento antes de cocinarlos y luego se cocinarán hasta que larguen vapor.

• Los alimentos calientes ya cocidos, deben mantenerse calientes hasta el momento de servirlos, colocándolos al costado de la parrilla, para que el calor sea menor y no se recocinen. También podemos mantener los alimentos calientes en el horno, a temperatura baja, en un hornillo para mesa, o en una olla eléctrica, o una bandeja calentadora de alimentos.

• Cuando tenemos sobras de comida, las colocaremos en recipientes aptos para calor y frío. Los dejaremos enfriar destapados. Apenas estén fríos, los taparemos y llevaremos al refrigerador. No debemos conservar alimentos que estuvieron fuera del refrigerador más de dos horas.

Este libro que hoy te presentamos en escueladecocina.net es verdaderamente ‘La Biblia de los libros de cocina’. Editada por primera vez en 1984 en inglés, hoy después de tanto esperar logra su edición traducida al castellano, algo que los fanáticos de esta lengua reclamaban desde su aparición.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

La cocina es una búsqueda del tesoro constante y para quienes comienzan a...

Este libro que hoy te presentamos en escueladecocina.net...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse